Con el uso de nuevas pinturas y revestimientos, puede evitarse el desgaste reciente de las superficies.

Para las fachadas de especial valor, sobre todo las existentes en barrios históricos europeos, la renovación energética térmica resulta demasiado costosa.

Para dar un nuevo aspecto a los centros históricos de las ciudades, muchas veces la pintura es la única manera de preservar el estilo original.

Mediante el uso de revestimientos especiales y productos históricos, pueden cumplirse todos los requisitos de los conservacionistas urbanos y de la gente dedicada a la preservación de monumentos.

Para saber más, puede solicitar asesoramiento personal; programe ahora una cita.

+43 1 4164258-0